Comunidad
31 july 2017

Club de Lectura 2017

Textos de amor para frenar la violencia

El Club de Lectura de AESA Buenos Aires, inició su ciclo 2017 con un gran desafío: incluir
en la dinámica del Club un espacio de reflexión e intercambio sobre la violencia de género.

La decisión de la empresa de reflexionar junto a sus empleados sobre la violencia contra las
mujeres, requirió de un proceso de selección muy cuidadoso: había que elegir textos que
permitieran abordar la problemática motivando a los participantes del Club, sin provocar
conflictos. Así fue que se eligió al Amor como tema para leer y escuchar durante el
2017. La selección de textos no sólo incluyó al amor romántico de pareja, sino también al
amor filial, al amor al trabajo, a la tierra de uno; a la camiseta, a los amigos.
 
 
Club de Lectura 2017











“Decidimos dedicar el 3er encuentro a leer historias y fragmentos de novelas en los que
amores posesivos, celosos pueden derivar en relaciones que se alejan e incluso llevan a
situaciones de violencia”, explica Mercedes Colombo, quien junto a Verónica Lichtman
coordinan las actividades del Club y administran la Biblioteca Circulante de AESA. “Las
lecturas generaron intercambios de opiniones sumamente enriquecedoras, tanto en
grupos de mujeres como de hombres”, remarcaron las especialistas.

El Club de Lectura va recorriendo las sub-bases de AESA, que son los sitios en los que se
reúnen los barrenderos. En total se realizan seis encuentros en cada sub-base. Cada
encuentro tiene una duración de 45 minutos, al inicio o antes de finalizar la jornada de
trabajo. Hay encuentros por la mañana muy temprano, al mediodía o por la noche;
dependiendo de la dinámica de trabajo de cada sub-base. En el último encuentro (6to), se
proyecta un corto o fragmento de película relacionado de algún texto leído en jornadas
anteriores.  Además de leer, se realizan actividades lúdicas relacionadas a la temática y se
ofrecen libros de la  biblioteca circulante de AESA, para adultos y niños, que las personas
se llevan en préstamo para compartir en familia.

En lo que va del 2017, el Club visitó las sub-bases Esmeralda (barrido femenino) e Irigoyen.
Para lo que resta del año prevé alcanzar a todas las sedes de AESA Buenos Aires, en todos
los turnos de trabajo. Siempre leyendo sobre el amor, en todas sus dimensiones.